Disculpe que le asalte…

… es un lamentable error. Con esta cantinela la policía americana ameniza los días y las noches a sus súbditos. Como este caso. Qué detalle que se hagan cargo del arreglo de la puerta, la verdad. O éste, en el que los policías «desorientados» entran en la casa que no es al grito de «¡Todos... View Article

… es un lamentable error. Con esta cantinela la policía americana ameniza los días y las noches a sus súbditos. Como este caso. Qué detalle que se hagan cargo del arreglo de la puerta, la verdad.

O éste, en el que los policías «desorientados» entran en la casa que no es al grito de «¡Todos al suelo!». No apto para cardíacos.

¿Lo mejor de todo? El mapa general de redadas paramilitares chapuceras de los policías americanos. ¡Pasen y vean! Con código de color y todo para que sea más evidente la cosa. A ojímetro: comparar las señales rojas (muerte de un inocente) más las negras (muerte de un ofensor no-violento) con las azules (policía herido o muerto).

Esa es la seguridad estatal que defiende al ciudadano, supongo.

1 comentario

  • Marzo dice:

    Bueno, es que una azul puede costarle una condena por asesinato al ciudadano que se defienda. A diferencia de una roja al policía que ataca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *