Últimas publicaciones

personal

La ley del deseo es la ley de diciembre

Toneladas de deseos de paz y amor, de que se solucione lo tuyo, de que nos quedemos como estamos, se mezclan como cada diciembre, de manera aplastadoramente previsible, con la nostalgia de los que ya no están y la tristeza de quien padece los reencuentros forzados, el exceso de comida, de fiestas, de parientes y de tantísima alegría.

feminismo

La mujer barbuda

Porque no hay que masculinizarse para trabajar. No es necesario esterilizarte para que la jefa, la empresaria, la capitalista... no te eche o decida contratarte. Hace falta buena voluntad, imaginación y una tribu. No hace falta ser la mujer barbuda.