Las braguitas de perlé

Pues sí. Dragó se sale en la última entrada de Dragolandia. No dejen que los niños con barba de púas y percebes en los cojones o las niñas con celulitis y tetas de silicona se acerquen a mí. (…) Peter pan era un niño que se negaba a crecer. Vale. Eso lo entiendo, pero lo... View Article

Pues sí. Dragó se sale en la última entrada de Dragolandia.

No dejen que los niños con barba de púas y percebes en los cojones o las niñas con celulitis y tetas de silicona se acerquen a mí. (…) Peter pan era un niño que se negaba a crecer. Vale. Eso lo entiendo, pero lo contrario —personas hechas y derechas (o torcidas y retorcidas) que van por el mundo como si aún llevaran pantalón corto o braguitas de perlé— no cuela.


Se refiere a los ministros, que no sabern expresarse, a la sociedad infantilizada, al hombre que retorna al simio (Y éste, cuanto más alto sube, dicen en África (…), más enseña el culo). Al mundo que nos rodea.
Es un consuelo leer este tipo de críticas, balsámico por lo que me identifico con él. Me pregunto cuándo empezó el proceso de transformación que lentamente ha atrancado nuestra sociedad. Esta sociedad que parece jugar con la Barbie «liberal», o con el Madelman-ZP, o mejor dicho, y como sugiere Dragó… que ha dejado las riendas de la casa en manos, no ya de los niños, sino de los juguetes.
Me recuerda a la película Quién mató a Roger Rabbit (o Quién engañó a Roger Rabbit, depende de dónde la vio usted). Las reacciones de los Toons (dibujos animados vivientes) son similares a las de los políticos, y la cara de desesperación de Valiant, que se toma la vida en serio como un hombre maduro hace, es parecida al tono de la entrada de Dragó.

La diferencia es que a los Toons no se les puede reprochar nada, reaccionan como lo que son, personajes de dibujos animados, histriónicos, gritones, alocados, burlones y payasos. Pero a los partidos políticos y sus votantes sí. Esto no es una ficción de Hollywood.

(Aunque a veces… ¡quién lo diría!)

Dragó… qué bien te sienta viajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *